2 Comentarios

  • Manuel Castellanos Plaza

    Aprender a convivir con mi TOC, vivir con él, no para él. Sueño muchas veces cómo sería mi vida consiguiendo ese objetivo. Sé que siempre estará conmigo; es un monstruo que yo creé creyendo que era su antípoda: mi mundo mágico, inocuo, que me ayudaría por siempre a convivir con el mundo real, amortiguar los golpes de éste, su inmundicia, su truculencia, su asquerosidad… Pero mi creación se volvió contra mí; pasé a ser esclavo de mi obra.
    Ahora bien, estoy en buenas manos de profesionales de la salud mental. Con su ayuda y mi colaboración, espero que aquel sueño se haga realidad algún día.
    Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.