Reflexiones

Sólo por hoy

Comparte y difunde la sabiduría
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Me gustaría reflexionar e invitar a la reflexión acerca de una de las características punteras de un tlp como es la tendencia clarísima a los comportamientos adictivos.
Tanto si es el consumo de sustancias estupefacientes, la compra compulsiva, beber hasta perder el control o las relaciones sexuales a saco con todo lo que tenga piernas, ninguna de ellas va a sacarnos del Infierno. Antes bien, van a ayudar muy claramente a que cavemos aún más nuestra propia tumba.
Para empezar, si tomamos la medicación prescrita por el psiquiatra, el alcohol está completamente prohibido. Idem de lo mismo con sustancias tipo LSD, cocaína, éxtasis, etc. Ni son divertidas ni lo vamos a pasar genial ni “por sólo una no va a pasar nada”. Sí, sí va a pasar y como nos dé un brote psicótico vamos a ver qué risa nos da…y cómo salimos de él, claro…
El sexo descontrolado no va a mejorarnos la autoestima sino que cada vez nos vamos a ver más vacíos, además de que seguramente la gente, siempre tan compasiva,nos va a colgar carteles del estilo de “facilona” o “promiscuo”, con lo que la opinión que puedan tener de nosotros va a empeorar. Y aquí no sirve el ampararse en que soy TLP para justificar los comportamientos sexuales descontrolados. Que tengamos TLP no nos autoriza a resguardarnos bajo ese paraguas para hacer lo que nos salga de la entrepierna. Si cedemos a esa tentación acabaremos aún más vacíos de lo que ya nos sentimos…además de que seguramente intentaremos establecer relaciones emocionales con esas personas que nos hemos pasado por la piedra y su rechazo casi seguro nos llevará a más autodesprecio. Es un círculo vicioso que si no rompemos nos va a destrozar, sin más. No lo hará de hoy para mañana pero lo hará.
Es fácil intentar escapar del dolor cotidiano, de la tortura diaria de ser borderline, pero si no encontramos cosas agradables a las que agarrarnos, identifiquemos al menos las que nos hacen todavía más daño e intentemos por todos los medios evitarlas. Vivamos el Sólo por Hoy e intentemos identificar esas adicciones o comportamientos adictivos que presentamos. No hace falta que juremos que nunca jamás en la vida…eso no sirve, pero el “sólo por hoy”…puede marcar una gran diferencia.

Comparte y difunde la sabiduría
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir

Un comentario

  • Manuel Castellanos Plaza

    Los comportamientos evasivos, como tú dices, son muy peligrosos. Ya tenemos bastante con vivir nuestro peligro: tener que sobrellevar nuestra enfermedad y no morir en el intento. Y por peligro me refiero, al menos en mi caso, a las tentativas de suicidio. Vivamos con nuestra enfermedad; dejemos que ella esté ahí, sin molestarnos demasiado; domestiquémosla, controlémosla. Vivamos nuestra adicción a la vida.
    Un abrazo.
    Manuel Castellanos Plaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.