Un comentario

  • Manuel Castellanos Plaza

    Sí, al menos yo, mientras agradezco ser afortunado por tantas razones, me olvido, durante unos minutos, de tener ideas suicidas o detengo la crisis de pánico que esté padeciendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.